Internacional

El asesino de Orlando amenazó a la policía con poner explosivos en cuatro personas

image_pdf
FBI-kHAH--620x349@abc El autor de la matanza de Orlando Omar Mateen amenazó en una llamada con la policía con poner chalecos bombas a cuatro rehenes y con la llegada de más ataques en los siguientes días, según ha informado el FBI en un comunicado en el que hace público las conversaciones que mantuvo con el asesino antes de abatirlo. Mateen, quien habló de manera «calmada y premeditada», amenazó también con haber puesto una bomba en su coche a las afueras de la discoteca. "Hay un vehículo afuera que tiene algunas bombas, para que lo sepáis. Vosotros vais a ir a cogerlo y yo lo voy a explotar si intentáis hacer algo estúpido", dijo Mateen. Acto seguido, dijo que esos chalecos eran "como los utilizados en Francia", en referencia a los atentados yihadistas de París del pasado Noviembre y amenazó con una repetición de su matanza. "En los próximos días vais a presenciar más acciones de este tipo". Dichos chalecos y bomba no se encontraron ni en la discoteca ni en el coche del asesino, según el FBI. El comunicado publicado por el FBI incluye sólo parte de las conversaciones con Mateen. Por respesto a las víctimas el FBI ha decidido no incluir los audios de las conversaciones que mantuvo la policía con Mateen ni los audios obtenidos de algunas de las víctimas. La policía recibió una primera llamada a las 02:02 hora local en la que se informaba de varios disparos en la discoteca Pulse. Según el documento seis minutos más tarde agentes de la policía entraron a la discoteca y comenzaron un tiroteo con el asesino. El jefe de la policía de Orlando John Mina dijo que el tiroteo inicial entre la policía y Mateen obligó al asesino a encerrarse en el baño, donde consiguió retener a varios rehenes. Tras ello la policía se dedicó a sacar de la discoteca a los supervivientes según Mina. "Estoy seguro que (los policías) salvaron muchas, muchas, muchas vidas esa noche," dijo Mina, quien negó que la policía actuara lentamente o matara a ningún civil durante el tiroteo. Mateen mantuvo cuatro conversaciones entre la policía y el equipo negociador del FBI desde el teléfono de emergencia desde las 2:35 a.m. hasta las 3:27 a.m. En la primera llamada Mateen habló con la policía en árabe y rezó «por el profeta de dios». En esa primera llamada, de unos cincuenta segundos de duración, Mateen juró filedidad al Estado Islámico y otros grupos terroristas, aunque el FBI ha decidido excluir el momento de la conversación cuando supuestamente menciona a dichos grupos terroristas "para no dar una plataforma de publicidad a dichos grupos terroristas". El FBI, sin embargo, podría enfrentarse a cargos por ocultar los elementos de islamismo radical en la matanza, según el New York Times. La policía sin embargo se reafirma en que las investigaciones preliminares demuestran que Mateen no recibió ninguna orden de algún grupo terrorista y que era un individuo perturbado mentalmente que había actuado por si sólo. Tras la primera llamada el equipo de negociadores del FBI mantuvo tres conversaciones más con Mateen, de entre 16 y tres minutos de duración. Durante esas llamadas Mateen dijo haber colocado un artefacto explosivo en su coche a las afueras de la discoteca. No fue sin embargo hasta casi dos horas más tarde, a las 05:15 cuando el FBI anunció que el asesino había sido abatido. La matanza de Orlando donde murieron 49 personas fue la más sangrienta en Estados Unidos desde el atentado terrorista del 11 de Septiembre contra las Torres Gemelas.
Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Dejar una respuesta

Arriba