¿LE GANA EL COVID19 A LA SOLIDARIDAD?

Share Button

En estos tiempos de crisis, crisis sanitaria donde las medidas impuestas por los gobiernos de los países, de nuestro México, de nuestro Quintana Roo y de nuestro querido Cozumel, hoy estamos viviendo tiempos inéditos, tiempos que parecerían de Guerra, una guerra contra un enemigo oculto, que nadie ve pero que existe y es letal; lo más cruel de estos tiempos donde sociedad y gobierno han puesto de su parte, aunque la parte más cruda la soporta con estoicismos nuestro pueblo, ahora resulta que sale otro enemigo contra los más necesitados y nos referimos  a los propietarios, caseros y arrendatarios de inmuebles y no por imposición de las medidas, sino nace de la avaricia, esa avaricia que no le importa apretarse el cinturón ni un poquito, que no tiene el mínimo sentido de la solidaridad y no le importa el sufrimiento de un padre que sin poder trabajar, no cuenta con los medios para allegarse más que lo más básico, alimentos para su familia, medicinas para sus enfermos.

Pero este enemigo lleno de avaricia llamado Casero, no le importa la situación por la que vivimos todos, TODOS, y sigue sin solidarizarse y exige el total de la renta a familias como la tuya, la mía, la del vecino; el pago completo de la renta o desalojar lo antes posible, poniendo en la encrucijada a una familia de que hacer, muchas de estas perdieron sus empleos, otros más vieron reducidos sus salarios, otros más no perciben nada por ser comisionistas y no hay turismo en nuestro Cozumel; aquí valdrían las preguntas:

¿Por qué si todos somos afectados de una u otra forma el casero no baja el importe de la renta en la medida que todos nos ajustamos a esta crisis?

¿Por qué no llamar a la desobediencia civil y dejar de pagar la renta y los impuestos?

¿Acaso la autoridad no tiene humanidad y es injusta?

¿Acaso no está por encima la justicia sobre la legalidad?

¿Acaso el casero no sabe que no hay juzgados en estos momentos que procesen su solicitud de demanda, porque también el sistema judicial está afectado por esta crisis?

¿Casero o arrendatario, acaso crees que puedas rentar ese inmueble que constituye un hogar en estos tiempos; no cabria la prudencia y negociar, recuerda que eres un empresario y sabes de negocios, no se te hace un mal negocio tener tu inmueble desocupado y sin rentar a reducir un poco la renta en estos momentos y apretarse un poco el cinturón como todos?

Piensa que tu propiedad y su justipreciación del valor de arrendamiento, es la relación que le imponen las reglas de la economía, oferta vs demanda, recesión y crecimiento, devaluación y depreciación vs revalorización y apreciación; decrecimiento vs crecimiento.

Entendemos que tu también tienes familia, que tus ingresos bajaron, pero no es culpa tampoco de tu arrendatario, del gobierno municipal, del gobierno del estado o del gobierno federal, entendemos que todos estamos en el mismo Cozumel, pero no todos estamos en el mismo barco, porque cada quien tiene sus propios intereses.

Hacemos un llamado a la solidaridad, porque cuando esto apriete más y esperemos que no, antes de que surja la violencia como medio de allegarse recursos para atender las necesidades más básicas de nuestras familias y más grave atender un llamado a la sedición contra la autoridad y el orden público.

Por el bien común y la solidaridad de todos y cada uno, busquemos soluciones y no meterle más presión a la problemática que vivimos TODOS.

Postdata:

Los enemigos de naturaleza humana, PEOR que el corona virus: Avaricia, mezquindad, codicia, rapacidad, usura y ruindad

¿Por qué si yo me tengo que apretar el cinturón, tú no te lo aprietas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *